·         La delegación mexicana en París organizó encuentro sobre biodiversidad y cambio climático

·         La conservación y el uso sustentable de la biodiversidad se afirman como componentes integrales de la economía

Con el apoyo de Reforestamos México y Fundación México Desarrollo Sustentable, se llevó a cabo el encuentro Biodiversidad y Cambio Climático para el Desarrollo Sustentable como parte de las actividades que realiza la delegación mexicana en la COP21.

El Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano Alamán, dio la bienvenida y agradeció a los representantes de estas organizaciones mexicanas por su respaldo al Gobierno de la República en diversas iniciativas para la conservación. Se destacó la presencia de David Cooper, en representación del Convenio de Diversidad Biológica, de la Sra. Mundita, del gobierno de Filipinas, y de Francisco Barnés, del Centro Mario Molina.

Pacchiano Alamán recordó a los asistentes que México será el anfitrión de la Conferencia de las Partes del Convenio de Biodiversidad Biológica, COP13, en diciembre del próximo año en Cancún. Extendió una cordial invitación a todos los presentes y señaló la importancia de que en la COP21 se hubiera demostrado que la biodiversidad es una herramienta de contención y mitigación del cambio climático.

Por su parte, el Subsecretario Rodolfo Lacy Tamayo apuntó que entre las discusiones de la agenda climática que tienen lugar en la COP-21, se ha hecho conciencia de que la conservación y restauración del hábitat son esenciales para el secuestro de carbono y la reducción de la emisión de CO2 que se libera a la atmósfera.

Se refirió a la importancia de combatir el cambio climático por la forma en la que acentúa la desigualdad de las comunidades más pobres del país. Por ello, subrayó Lacy, la postura del gobierno mexicano sobre los derechos humanos ha sido irreductible en las negociaciones y ha querido que el término aparezca con claridad desde el preámbulo hasta los componentes operativos del documento. Estas comunidades, señaló, son en muchos casos zonas megadiversas, ricas en recursos naturales pero al mismo tiempo altamente amenazadas. Por nuestro propio bien, debemos trabajar para protegerlas, aseveró.

México no es el único país que enfrenta este reto. Cada vez más, el cambio climático y sus efectos en la biodiversidad nos invitan a mejorar las sinergias entre los resultados de esta COP-21 de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC) y la COP-13 de Biodiversidad y sus Objetivos Aichi 2011 – 2020.

México invita a una iniciativa global para transversalizar la biodiversidad en los sectores productivos, particularmente turismo, agricultura, pesca y bosques. Lacy recordó que el Presidente Enrique Peña Nieto ha hecho un llamado a establecer acciones innovadoras que contribuyan con la Agenda de Desarrollo Sustentable 2030: la reducción de la pobreza y el bienestar humano. De ahí la necesidad de resaltar las formas de transversalizar criterios de biodiversidad en todas las políticas, programas y planes nacionales.

En este mismo evento, Francisco Barnés, del Centro Mario Molina, señaló que esta institución tiene la responsabilidad de desarrollar los marcos metodológicos y analíticos para apoyar al gobierno en la toma de decisiones. En un contexto de cambio climático, dijo que el Centro se ocupa de analizar el riesgo de los eventos hidrometeorológicos extremos sobre los diferentes sectores del país, entre ellos los económicos.

Apuntó algunos datos duros que muestran la relación entre cambio climático, vulnerabilidad y reducción de la biodiversidad: el 65% de los municipios del país se ubica en zonas de alto riesgo, un porcentaje que representa cerca del 70% de la población. El 45% de la superficie de México es susceptible a alguno de los fenómenos climáticos (sequía, huracán, inundaciones), en este espacio se produce alrededor del 64% de todo el valor económico del país. Estas cifras sustentan la necesidad de que México reduzca la vulnerabilidad geográfica de sus municipios.

Por su parte, David Cooper, Subsecretario Ejecutivo de la Convención sobre Diversidad Biológica, reiteró que la biodiversidad no puede ser vista sólo como víctima del cambio climático, sino que debe ser analizada como parte de la solución. Explicó que los ecosistemas pueden contribuir a la mitigación y a la captación de bióxido de carbono, por tanto, su restauración juega un papel muy importante en este proceso y debe serlo más en materia de adaptación. Reconoció el liderazgo que México ha ejercido tanto en cambio climático como en biodiversidad y expresó su confianza de que la COP13 permitirá avanzar en la integración de todos los sectores involucrados.